sábado, 25 de marzo de 2017

MOVIMIENTO CIENTIFICO POPULAR EUROPEO 7 JAQUES El Papa advierte que una UE sin ideales “corre el riesgo de morir”

MOVIMIENTO CIENTIFICO POPULAR EUROPEO 7 JAQUES
El Papa advierte que una UE sin ideales “corre el riesgo de morir”
Francisco habla a los 27 jefes de Estado y gobierno de la UE la víspera del sexagésimo aniversario de los Tratados de Roma
El Papa advierte que una UE sin ideales “corre el riesgo de morir”El Papa Francisco durante una audiencia con motivo del 60 aniversario del Tratado de Roma la Ciudad del Vaticano (EFE)
 Comparte en Facebook    Comparte en Twitter    4
EUSEBIO VAL | CIUDAD DEL VATICANO, Ciudad del Vaticano
24/03/2017 20:01 | Actualizado a 24/03/2017 20:33
Francisco ha exhortado hoy a los líderes europeos a construir un continente basado en la solidaridad y centrado en las necesidades del hombre, abierto al mundo y al futuro. El largo y denso discurso del Papa a 27 jefes de Estado y de gobierno, en la Sala Regia del Palacio Apostólico vaticano, ha servido de solemne preludio de la celebración, mañana, del sexagésimo aniversario de la firma de los Tratados de Roma, acto fundacional de lo que hoy llamamos Unión Europea (UE). El Papa se ha dirigido a los máximos mandatarios europeos advirtiéndoles que la UE “corre el riesgo de morir” sin ideales como solidaridad, la búsqueda de paz y desarrollo y la apertura al mundo.

Jorge Mario Bergoglio ha dedicado la primera parte de su intervención a los padres fundadores del proyecto europeo. Ha recordado el espíritu y los valores que inspiraron al belga Spaak, al alemán Adenauer, al holandés Luns. El Pontífice ha aprovechado para reivindicar, de entrada, que la UE es mucho más que una realidad burocrática.

Papa Francisco
“Europa es una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable”
“Los padres fundadores nos recuerdan que Europa no es un conjunto de normas que cumplir, o un manual de protocolos y procedimientos que seguir -ha subrayado el papa argentino-. Es una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable y no sólo como un conjunto de derechos que hay que defender o de pretensiones que reclamar”.

Para el Papa, “el primer elemento de la vitalidad europea es la solidaridad”. Este concepto sería recurrente a lo largo del discurso. “Ese espíritu es especialmente necesario ahora, para hacer frente a las fuerzas centrífugas, así como a la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras”, ha enfatizado el Papa.

Para Francisco, el primer elemento de la vitalidad europea es la solidaridad
Francisco ha dedicado una larga reflexión a la idea de crisis que atenaza Europa. No ha ocultado que exista, pero la ha relativizado y colocado en contexto histórico. “Si los Padres fundadores, que habían sobrevivido a un conflicto devastador (la II Guerra Mundial), estaban animados por la esperanza de un futuro mejor y con una voluntad firme lo perseguían, para evitar que surgieran nuevos conflictos, nuestra época está más dominada por el concepto de crisis” -ha afirmado el Papa-.

Está la crisis económica, que ha marcado el último decenio, la crisis de la familia y de los modelos sociales consolidados, está la difundida crisis de las instituciones y la crisis de los emigrantes: tantas crisis, que esconden el miedo y la profunda desorientación del hombre contemporáneo, que exigen una nueva hermenéutica para el futuro”. Bergoglio ha explicado la etimología griega de la palabra “crisis” y ha desvelado que el verbo en el origen del concepto significa investigar, valorar, juzgar. “Por esto, nuestro tiempo es un tiempo de discernimiento, que nos invita a valorar lo esencial y a construir sobre ello; es, por lo tanto, un tiempo de desafíos y de oportunidades”, ha agregado.


“¿Qué esperanza para la Europa de hoy y de mañana?”, se ha preguntado Francisco, y él mismo ha contestado: “La respuesta la encontramos precisamente en los pilares sobre los que ellos han querido edificar la Comunidad económica europea y que ya he mencionado: la centralidad del hombre, una solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo, la apertura al futuro”.

El Papa ha insistido en que “Europa es una familia de pueblos y, como en toda buena familia, existen susceptibilidades diferentes, pero todos podrán crecer en la medida en que estén unidos”. “La Unión Europea nace como unidad de las diferencias y unidad en las diferencias -ha proseguido Francisco-. Por eso las peculiaridades no deben asustar, ni se puede pensar que la unidad se preserva con la uniformidad. Esa unidad es más bien la armonía de una comunidad”.

El Papa cree que la respuesta para una buena UE está en la centralidad del hombre, la solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo y la apertura al futuro
Ahondando en la idea de solidaridad, Francisco ha dicho que “no es sólo un buen propósito; está compuesta de hechos y gestos concretos que acercan al prójimo, sea cual sea la condición en la que se encuentre”. Luego ha hablado de los populismos, como contrapunto de la solidaridad, como su “antídoto”.

“Los populismos florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierra en un círculo estrecho y asfixiante y no nos permite superar la estrechez de los propios pensamientos ni mirar más allá”, ha advertido. Según el Pontífice, “es necesario volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos”.

Papa Francisco
“Es necesario volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos”
En una alusión a los miedos que alimentan la xenofobia y el racismo, el Papa ha subrayado que “Europa vuelve a encontrar esperanza cuando no se encierra en el miedo de las falsas seguridades. Por el contrario, su historia está fuertemente marcada por el encuentro con otros pueblos y culturas, y su identidad es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural”.

Francisco cree que “no se puede limitar a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad”. Para él, “la cuestión migratoria plantea una pregunta más profunda, que es sobre todo cultural. “¿Qué cultura propone la Europa de hoy? -se ha interrogado Francisco-. El miedo que se advierte encuentra a menudo su causa más profunda en la pérdida de ideales”.

Para el Papa, Europa “no se puede limitar a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad”
Hacia el final del discurso, el Papa ha dedicado unas palabras a los jóvenes. “Europa vuelve a encontrar esperanza cuando se abre al futuro -ha recalcado Francisco-. Cuando se abre a los jóvenes, ofreciéndoles perspectivas serias de educación, posibilidades reales de inserción en el mundo del trabajo. Cuando invierte en la familia, que es la primera y fundamental célula de la sociedad. Cuando respeta la conciencia y los ideales de sus ciudadanos. Cuando garantiza la posibilidad de tener hijos, con la seguridad de poderlos mantener. Cuando defiende la vida con toda su sacralidad”.

Antes que Francisco han hablado el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, quien ha puesto énfasis en los valores de Europa y en el hecho de que es el único continente que ha abolido la pena de muerte. También ha intervenido el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.