viernes, 7 de enero de 2011

EL MODELO DE BIENESTAR ESPAÑOL Y EL DE LOS PAISES NORDICOS

EL MODELO DE BIENESTAR  ESPAÑOL Y EL DE LOS PAISES NORDICOS
economistasaterrados1000+angelgimeno.blogspot.com

EL MODELO DE BIENESTAR  ESPAÑOL Y EL DE LOS PAISES NORDICOS

7 de enero de 2011


El Estado de las Autonomías y  el Sistema Financiero Español van a estallar si no tomamos medidas drásticas.

El despilfarrador e ineficiente  Estado de las Autonomías necesita una revisión completa tras el paso de Zapatero por la Presidencia del Gobierno de España .

Nuestra Constitución de 1978,  pudo haber funcionado  si no hubiéramos decidido el café para todos, ni hubiéramos impedido que las CCAA pudieran compartir servicios.

Un modelo constitucional inestable, con la palanca de la  inestabilidad en las  manos de un personaje  frívolo, rencoroso, malvado y vengativo, era inevitable que terminara convirtiendo España en un Estado sin orden ni concierto.

Se han cambiado Estatutos  sin el menor criterio  de consistencia respecto a la exigencia constitucional de que todos los españoles debemos tener los mismos derechos y deberes .

No ha surgido de la noche a la mañana este gran problema, pero nos ha estallado en las narices como consecuencia del terremoto de la mundialización, que nuestro Gobierno no entiende bien y consecuentemente no sabe hacerle frente. 

He escrito mucho sobre la quiebra del Estado de las Autonomías, por lo que no voy a continuar hoy hablando de lo mismo

Los próximos meses será  el tema de actualidad, tras la intervención de España ( bailout  de España) por  el Fondo Monetario Internacional y La Unión Europea.

Les ha costado pero ya se han dado cuenta que nuestros problemas económicos básicos  son dos:

-La quiebra real de nuestro Sistema Financiero, con un agujero de no menos de 250.000 millones de euros del que solo se salvan, Santander,BBVA y La Caixa.   

-El despilfarro y descontrol de las Comunidades Autónomas con una única excepción: La Comunidad de Madrid. 

Ya lo avisaron Mitterrand y  Giscard dÉstaing :  

"El Estado de las Autonomías que Vds se han dado, no podría ser sostenido por el Estado más rico de la Tierra, que no es precisamente el caso de España".


Las mentiras del Gobierno

Que el Gobierno mienta no es nada nuevo.

Que Rubalcaba diga que está esperando que se diga por parte del PP  que Ayuntamientos deberían agruparse,  o que CCAA debieran juntarse, como ha hecho  Alemania con sus landers  para que tuvieran un tamaño económico razonable  para ser bien gestionados, demuestra que ni siquiera él   tiene el menor proyecto  para hacer de  España un Estado viable.

Fue falso que la medida de congelación de las pensiones, decidida por Zapatero unilateralmente ante la  presión de Obama, Merkel y Sarkozy para que recortara gastos urgentemente, fuera impuesta por ellos.

Fue su frivolidad la que le llevó a tomar la medida que más daño causaría  a todos los españoles e incluso  a las posibilidades electorales de  su propio partido.

Podía haber suprimido todos los coches oficiales, asesores , comidas y  viajes de toda la Administración e incluso los Gastos que ocasiona su estúpida idea de la Alianza de Civilizaciones, pero había que hacer el  mayor daño posible.

Ahora Merkel le exige que cumpla . Pacte lo que pacte el Pacto de Toledo él tendrá que alargar la edad de jubilación y el periodo de cómputo porque se comprometió a ello.



Se ha convertido al pueblo español en  campo de experimentación de sus veleidades. 

Va siendo hora de que los españoles se den cuenta de que o ponemos a este ciudadano en el lugar que le corresponde, o puede condicionar nuestras vidas para siempre.

El futuro no nos lo pueden imponer ni  Zapatero ni la gente de su secta

Cuarenta y seis millones de españoles somos demasiados para consentir que se trate de jugar con nosotros, lo intente quien lo intente.

La congelación de las pensiones en el año 2011, sin haber presentado un Plan global sobre como se cree que evolucionará el conjunto del Estado de Bienestar los próximos años, es un atentado gravísimo contra los intereses de los españoles.

Y como atentado que es, debemos hacérselo pagar a quien lo ha cometido sin dar la mínima explicación coherente.


Zapatero es un personaje sectario y  rencoroso, que ni es socialista, ni socialdemócrata ni nada que se le parezca. 

Se comporta como el Jefe de una Secta en la que es imposible la crítica y la discrepancia por muy absurdas que sean sus políticas. Que se lo digan al ex ministro del Interior , un buen socialista , preparado, informado y demócrata, de los que quedan pocos en el PSOE.

Y con todo el  respeto a todos,  la defensa de los intereses de los españoles  está por encima de los  intereses mezquinos particulares de los compañeros de viaje de Zapatero que viven de la política.

Cuando Zapatero unilateralmente acordó remitir al Congreso el proyecto de decreto ley para Reducir el Déficit Público, a parte de un acto de cobardía, era una provocación a toda España, que de repente veía como una política económica errática y personal del Presidente del Gobierno de España  le llevaba a tomar medidas completamente opuestas  a los intereses del pueblo español.

Solo por eso el PSOE tenía la obligación de cesarlo de forma inmediata  y  con él  a todo ese círculo de gente joven próxima al Secretario General del PSOE,  tanto en el Partido como en el Gobierno pues no tienen los mínimos conocimientos necesarios para desempeñar los puestos que ocupan.

Esta falta de dignidad de la  organización del PSOE, se termina pagando y no hace falta ser ningún adivino para que en un plazo de tiempo breve veamos pasar su  ataúd  delante de  nuestra puerta,  camino del cementerio de los partidos políticos  que renunciaron  a sus principìos y perdieron su identidad


Modernización o liquidación del Estado de Bienestar

Sin la menor duda, es preferible la modernización del Estado de Bienestar antes que su liquidación, cosa que puede ocurrir si continuamos con un Gobierno tan ineficiente como el actual.

Modernizar el Estado del Bienestar es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de incompetentes.

Por ello desde aquí propongo a todos los ciudadanos españoles de todas las ideologías que una vez más nos preocupemos de un asunto que nos afecta muy personalmente a nosotros y a nuestro descendientes. 

No va a ser cosa de un par de años. Si a los alemanes les ha llevado casi veinte, nosotros que somos menos metódicos pero más imaginativos, quizás lo podamos culminar en diez años.  

Creo que la sociedad, el mundo de Internet, los profesionales de la información, las business school, las ONG`s, las Universidades y todos aquellos que se dan cuenta de la importancia del tema, deberíamos seguir de cerca las actuaciones de nuestros políticos, para evitar que cometan errores que luego no tengan vuelta atrás. 

Nuestros intelectuales de antes de la Guerra Civil, no estuvieron a la altura de sus responsabilidades y por eso el pueblo español sufrió lo que sufrió, con unos políticos ineptos, mediocres e incapaces que llevaron a España al abismo. 

En todas las reformas del Estado del Bienestar realizadas en países con Gobiernos de ideologías opuestas se aprecia que la clase media sale perdiendo siempre, pero al menos se busca un equilibrio entre lo que ellos pierden y lo que ganan los que no tienen nada.


Temas a los que dar respuesta 

En principio los temas a los que dedicaremos nuestra atención son los siguientes:

-Qué reformas  requiere el Estado de Bienestar y cuáles en concreto?

-Cómo ha de ser el mercado de trabajo y sobre todo la negociación colectiva  y hasta qué punto hay qué flexibilizar ambos?

-Qué posibilidades hay de mantener el nivel de vida después de la jubilación ?

-Cómo ha de ser el subsidio de desempleo, la ayuda al desempleo y qué ayuda hay que dar a los que no han trabajado antes?

-Qué políticas familiares podemos desarrollar especialmente con los que lo han perdido todo por causa de la grave crisis que vivimos.?

-Cómo debemos reformar la sanidad y la educación, para conseguir un modelo eficiente y consistente  que no colapse la economía de las Comunidades Autónomas?

-Cómo deben  ser nuestros modelo productivo y de crecimiento?

-Qué hacer urgentemente para reducir el desempleo a la mitad?

-Cuáles serán las fuentes de financiación?

Es tal la magnitud de los temas, prácticamente tres cuartas partes de nuestros presupuestos, que su definición y soluciones afectarán a todas nuestras actividades, a nuestro sistema político y a nuestra incardinación en Europa. 

Pero los temas son tan importantes en esta sociedad global mundializada, que debemos darles solución lo antes posible. 

Adjunto un artículo que publica  Angel Martín en Libertad Digital, que tiene interés como modelo de comparación con el nuestro

Saludos
Angel Gimeno Marín
Profesor, Economista, Ingeniero Industrial
Empresario, miembro de  Greenpeace.
Ex Consejero de Economía y Hacienda Diputación General de Aragón 



SU ESTADO DE BIENESTAR, A EXAMEN
Las economías nórdicas son más libres y flexibles que la española
El modelo de bienestar nórdico es admirado por los socialdemócratas españoles. Sin embargo, existen numerosas falacias sobre estos países. La economía de mercado propició sus elevados niveles de riqueza. De hecho, son economías más libres que la española.
ÁNGEL MARTÍN.libertad digital
Entre buena parte de la ciudadanía e intelectuales en España, existe una gran admiración hacia el modelo económico y social escandinavo. Se dice que países como Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia han llegado a encontrar el equilibrio perfecto entre la eficiencia (debida a la economía de mercado) y la equidad (debida a un Estado del bienestar muy grande, que se alimenta de impuestos muy elevados). Esta admiración lleva a muchos a pensar que en realidad tener impuestos altos no es nocivo para el crecimiento económico.
Así, Dinamarca y Suecia son los dos países con una presión fiscal más elevada del mundo, cercana al 50%. No obstante, según el último estudio del Instituto Juan de Mariana, el esfuerzo fiscal (que se calcula como el cociente entre presión fiscal y PIB per cápita) dista mucho de ser alto en términos relativos, debido a que los países nórdicos tienen una alta renta per cápita.
Dado el éxito que, se dice, ha cosechado el modelo nórdico, ¿podría y/o debería España tratar de acercarse a ese modelo, subiendo los impuestos sustancialmente para poder acercarnos a su estado de bienestar y prosperidad, como sostienen algunos? ¿Hasta qué punto podemos comparar países y sociedades tan distintas como la de los países escandinavos y la española?
En primer lugar, resulta interesante comparar la muy diferente estructura fiscal de ambos casos, poniendo a Suecia como paradigma del modelo escandinavo (si bien existen diferencias entre ellos). Y es que, en Suecia la mayor parte de la recaudación se grava sobre el factor trabajo -con elevados impuestos sobre la renta, con un tipo máximo del 56,5%, el mayor de la Unión Europea- y el consumo -con un tipo impositivo de IVA muy alto, del 25%-, siendo poco exigente sobre el capital -básicamente, el Impuesto sobre Sociedades-.
nord1.jpg
Ahora, planteémonos una serie de preguntas clave, para entender mejor el caso de los países escandinavos, en particular el de Suecia.
Suecia prosperó gracias a la economía de mercado
¿Cómo y por qué prosperó Suecia en primer lugar? ¿Fue como consecuencia de una economía libre y competitiva de mercado o fue como consecuencia de las políticas del Estado del bienestar?

Una mirada a la historia económica sueca, desde mitad del siglo XIX a la actualidad, indicaría que fue antes de instaurar las políticas socialdemócratas, y no después, cuando Suecia experimentó el periodo de mayor crecimiento económico de su historia. Un marco institucional favorable a la libre empresa y la acumulación de capital condujo a un elevado dinamismo empresarial y económico. Fruto de ello fue el nacimiento y expansión de compañías suecas ahora multinacionales como Volvo, Saab o Ericsson.

Otro elemento que jugó en favor de la economía sueca fue su capacidad para mantenerse al margen de las dos guerras mundiales del siglo XX, habiendo mantenido un muy prolongado periodo de paz desde principios del siglo XIX.
El intervencionismo del Estado perjudicó el crecimiento
¿Cómo se ha desarrollado la economía sueca en el contexto del Estado del Bienestar? ¿Es un modelo económico tan eficiente y próspero como se sostiene?

Fue en la segunda mitad del siglo XX cuando se expandió aceleradamente el gasto público y la carga fiscal. Hasta los años 70 se mantuvo un crecimiento elevado, consecuencia de la expansión económica derivada de la reconstrucción de Europa tras la II Guerra Mundial -en su condición de economía que había quedado intacta por su neutralidad- y de un contexto internacional boyante.
A partir de entonces, debido al empeoramiento del contexto global y adicionales políticas fuertemente intervencionistas y gravosas para el sector privado, la economía sueca vivió dos décadas de bajo crecimiento relativo, pasando del puesto 5 en 1970 al 14 tres décadas después en la clasificación de países más prósperos de la OCDE.

Prueba de las carencias de este modelo fue que, tras la crisis financiera de comienzos de la década de 1990 que azotó a Suecia, se dio marcha atrás a diversas parcelas del modelo intervencionista sueco, y se llevaron a cabo importantes reformas liberalizadoras (en sectores clave del Estado de Bienestar como la educación o las pensiones) y de desregulación de los mercados (como el energético o las telecomunicaciones).
Además, se ha reducido el gasto público y los impuestos de forma notable. Desde entonces, se han producido mejoras en el desempeño económico que reflejan estas positivas reformas estructurales.
No obstante, si comparamos el nivel de riqueza de Suecia con el de Estados Unidos, la segunda está claramente por encima, siendo su PIB per cápita alrededor de un 20% superior. Además, según un estudio de 2004, si Suecia fuera un estado de los EEUU, sería el séptimo más pobre. Respecto a la creación de empleos y la situación del mercado laboral, éste sufre problemas graves, relacionados con su rigidez, y el elevado absentismo fruto de generosas prestaciones.
Las economías nórdicas son más libres que la española
¿Son las economías nórdicas mucho menos libres que las europeas debido a su gran Estado del Bienestar?

Cuando se trata del grado e intensidad de la intervención gubernamental sobre la economía, en ocasiones se hace solamente énfasis en el tamaño del gasto público o los impuestos sobre el PIB. Desde este punto de vista, los países nórdicos son indudablemente los más intervencionistas.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta la influencia y control indirecto que el gobierno ejerce sobre la economía privada a través de su actividad regulatoria. En este sentido, los países nórdicos presentan mayor grado de libertad económica que otros países europeos, según el Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage, especialmente en lo que se refiere a la libertad empresarial y protección de los derechos de propiedad privada.

Ilustramos esto en el siguiente gráfico, donde hemos calculado un índice alternativo que elimina del índice general las rúbricas sobre impuestos y gasto público.
nord2.jpg
Asimismo, es destacable el hecho de que estos países no hayan incurrido en grandes déficits públicos con la crisis global -Dinamarca del -2,5% y Suecia del -0,5% del PIB-, manteniendo niveles de deuda pública sobre PIB relativamente bajos -ligeramente por encima del 40%-.

Por estos motivos no es extraño que destaquen en los primeros puestos de diversos indicadores de calidad institucional y gobernanza.
Por tanto, aun admitiendo que el modelo nórdico de bienestar fuera todo un éxito, lo más probable es que éste funcionara bastante peor en un país como España, debido a diferencias en aspectos demográficos (siendo los países escandinavos de escasa población y mayor homogeneidad) e institucionales (como el diferente grado de control de la corrupción).
En lugar de acercarnos en nivel de impuestos o gasto público a ellos, sí sería deseable alcanzar sus excelentes indicadores institucionales -en materia de elevado control de la corrupción, facilidad para abrir negocios, o protección de los derechos de propiedad- con el objeto de converger a su nivel de renta per cápita. Para este fin, unos altos impuestos, tal y como pretende ahora el Gobierno español, no parecen la receta más acertada a la vista de estos datos y las experiencias pasadas.(ANGEL MARTIN LIBERTAD DIGITAL)