sábado, 20 de diciembre de 2014

LA TRAGEDIA DEL TALGO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA SE HA INTENTADO TAPAR. PERO LA VERDAD SE IMPONDRÁ.



angel gimeno marin
Presidente  THINK TANK EUROPEO, "MOMENTUM 7 JAQUES"

LA TRAGEDIA DEL TALGO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA SE HA INTENTADO TAPAR. PERO LA VERDAD SE IMPONDRÁ.
En el libro "El infierno español. Jaque de las Instituciones al Régimen"del THINK TANK EUROPEO, "MOMENTUM 7 JAQUES",  Angel Gimeno, detalla en el Libro II  lo que ocurrió en Angrois realmente . Una tragedia de un tren de TBO que se convirtió por MIL DESIDIAS y DESCONTROL, en una tragedia aeronaútica. EL ALUMINIO CORTANTE HIZO EL RESTO.
LA AUSENCIA DE MERCADO COMPETITIVO Y LA PRESENCIA DE FAMILIAS INTOCABLES DEL VIEJO RÉGIMEN COMO LOS ORIOL, PUEDEN PROVOCAR TRAGEDIAS EN CUALQUIER MOMENTO.
FALTAN MUCHOS RESPONSABLES DE ALTO NIVEL, INCLUSO MINISTROS, EN UNA CHAPUZA HISTÓRICA , SOLO POSIBLE EN ESPAÑA POR LOS LAZOS POLÍTICOS DEL REY,GOBIERNO Y TALGO, QUE PERMITIERON A TALGO DAR UNA SOLUCION DE TBO, GRACIAS A LA PRESENCIA DE UN POLÍTICO INÚTIL TOTAL, LLAMADO PEPIÑO. TAPAR LO QUE OCURRIÓ INCRIMINA A ANA PASTOR, PRESIDENTES DE ADIF,RENFE, Y LAS EMPRESAS QUE ELABORARON LOS LOS SISTEMAS DE SEGURIDAD.
"Un año después, lo que las víctimas quieren es saber la verdad"
24 de julio de 2013. Pasan sólo seis segundos de las 20.41 de la tarde. Un Alvia S-730, con 13 vehículos, ocho de ellos de pasajeros, descarrila a una velocidad de 179 km por hora en un tramo que tiene una limitación de 80. En él viajan 227 personas y "un número indeterminado de menores de cuatro años", según el informe final de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), dependiente de Fomento, publicado hace un mes. Diez segundos más tarde, todo había acabado.
Se hizo entonces "un silencio sepulcral, horrible", según cuenta hoy una de las víctimas. Un silencio que se cobró 80 vidas. Secuelas, a cerca de un millar, si se contabiliza a los familiares directos. Se cumple esta semana un año de aquel drama. Y las víctimas lo viven con tristeza, dolor y enfado. Algunos, como comenta uno de ellos, "querrían acostarse el día 23 y no levantarse hasta el 25". Otros van a estar el próximo jueves 24, desde las 7 de la tarde, en Angrois. Allí van a celebrar su homenaje a las víctimas, en un día que quieren que sea de respeto y de silencio, según explica Jesús Domínguez, presidente de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155. "Un año después, lo que la gente quiere es saber la verdad", sostiene. Lo quieren, lo piden, con algo que sobrepasa en muchos casos la indignación.
"Una chapuza"
"Cuanto más sabes del asunto es peor", resume Domínguez, que viajaba en ese Alvia con su mujer y dos sobrinas. Ellos son afortunados, sostiene, porque salieron vivos, aunque aún están pendientes de operaciones y rehabilitación. "Hasta el fiscal y los abogados nos han dicho que menos mal que no estamos en el juzgado para escuchar todo lo que allí se dice, porque se ve la chapuza que hicieron", señala.
Las palabras de este hombre describen un despropósito tras otro. Algunos conocidos, como el cambio del proyecto original del trazado y el adelanto de su inauguración, bajo el mandato de Pepe Blanco, o el hecho de que un jefe de maquinistas informara ya en 2011 de la peligrosidad de la curva de Angrois. Otros, no tanto: "Los expertos denominan a ese tren 'Frankenstein': se trata de un Talgo de la serie S-130 al que, para poder ir por vía electrificada y no electrificada, le pusieron dos furgones diésel, uno detrás de cada cabecera, que pesan 40 toneladas. Sin esos vagones, quizá la cabeza no hubiera descarrilado y el accidente hubiera sido menos grave. Personas de Renfe y Adif que no se atreven a hablar en público nos han dicho que esta nueva serie no estaba homologada en su conjunto", explica Domínguez. Y subraya: "Tienen el certificado, pero parece que algún ingeniero firmó 'en barbecho', es decir, sin que estuvieran aportadas todas las pruebas de seguridad, de dinámica, etc. Por ejemplo, las de la compatibilidad del sistema ERTMS con la vía. El tren hay que homologarlo en su conjunto, no sirve el certificado de las partes, y al de Santiago se le habían hecho unas modificaciones que afectan a sus condiciones de seguridad y compatibilidad con la infraestructura. Por eso, debería haber superado un procedimiento de validación".

Trabas a la instrucción

La asociación que preside Domínguez habló con el fiscal en mayo para pedirle que investigara este punto. En agosto, prevén hacer lo mismo con el nuevo juez instructor que sustituirá a Luis Aláez, Antonio Lago. Todas las personas con las que ha hablado El Confidencial alaban la labor de uno y muestran confianza en la del otro, que tiene por delante la lectura de 50.000 páginas, más de 45 tomos. El cambio, sin embargo, "retrasará aún más el proceso. Y no queremos que en esto pase como con el Prestige: en 10 años, dónde estarán José Blanco y Ana Pastor", como relata Domínguez.

'Allí hubo una falta terrible de negligencia, y deben investigarse las responsabilidades políticas. Porque el comercio, el querer vender trenecitos, se sobrepuso a la seguridad y a las vidas de 81 personas'
Minutos antes del descarrilamiento, una mujer hablaba desde el Alvia por teléfono con su hija, en Madrid. "Vamos a cortar, que entramos en el túnel. En seguida llegamos a Santiago". Después, el silencio. Hoy, su hermano, Óscar Nicolás, habla de 81 víctimas, no 80, porque asegura que todos los informes médicos sobre su cuñado, que estaba también en aquel tren, señalan que su muerte se deriva de lo que allí ocurrió. Un año después, ha abierto una petición en Change.org para reclamar una Comisión Parlamentaria de Investigación por el accidente, algo que reclama también la Plataforma de Víctimas y que ha sido rechazado repetidamente por el Congreso. "Allí hubo una falta terrible de negligencia, y deben investigarse las responsabilidades políticas. Porque el comercio, el querer vender 'trenecitos', se sobrepuso a la seguridad y a las vidas de 81 personas", señala.

Nicolás incide también, como Domínguez, en la actuación de la Administración. "Es evidente la falta de colaboración de Fomento con el juicio. Se ha retrasado la entrega de documentos. La comisión que ha investigado el accidente depende del Ministerio, cuando no se puede ser juez y parte. El Fiscal se ha opuesto a la imputación del personal de Adif hecha por el juez (actualmente, se delibera sobre su recurso). ¿Y si no se les imputa a ellos, a quién vamos a imputar? ¿Al que vendió los billetes? ¿Al que llamó al maquinista? ¿O a los que siguieron a los helicópteros para llegar al lugar del accidente y levantaban mantas en busca de sus familiares? Desimputarlos supondría que el Estado está en contra de las víctimas". La tragedia del Alvia dejó a dos hijos sin padres, a dos nietos sin abuelos y a Nicolás, desde ese día, levantándose cada mañana para leer las noticias y "luchar para que se conozca la verdad".

El homenaje, la última polémica

Domínguez habla del maquinista del tren, Francisco José Garzón, como el "último eslabón de una cadena. Aún estamos en la fase de instrucción. Hay que investigar y no sólo culpar al maquinista, como pretendieron Fomento, Adif y Renfe desde el primer momento". Su asociación denunciará al Gobierno de España en otoño ante la UE y no va a acudir a la recogida de la medalla que la Xunta destina a los vecinos de Angrois, los profesionales que colaboraron en la ayuda y las propias víctimas: "Primero, porque las víctimas no tenemos mérito, y nos parece una instrumentalización del dolor. Nos niegan una comisión, no colaboran con la justicia y encima nos quieren dar una medalla". La concesión, según confirmaban el viernes fuentes de Presidencia de la Xunta a este periódico, se hará el día 25 (como tradicionalmente) y no el 24, como se pretendía en un principio, algo que soliviantó a buena parte de las víctimas. "Es un día de mucho dolor. Queremos silencio y respeto", recalca Domínguez.
Cristóbal González, presidente de la otra gran asociación de víctimas, Apafas, sí estará en esa entrega, puesto que lo considera un "deseo de los gallegos de recordar y homenajear a las víctimas. Aunque entiendo otras posturas, creo que no ir sería una falta de respeto. No hay que tomarlo como que tenga un cariz político". Hace un año, decidió coger un tren, ese tren, para finalizar el Camino de Santiago. No llegó: quedó herido en Angrois, con varias costillas rotas, con heridas, y ha sufrido problemas neurológicos. Hoy hace ese mismo Camino, y el 24 cogerá el mismo tren, en un nuevo intento de aceptar lo que ocurrió. "Anímicamente no me he recuperado. Con el tiempo es peor. Vas recordando, vas teniendo sentimientos acerca de lo que ocurrió. Cada noche, es como si el sueño me invitara a montarme en ese tren".
González repite las palabras que en su día le dijo el juez: "Confianza, confianza, confianza". Cree que se sabrá finalmente gran parte de la verdad, si no toda. Espera, también, que la fase indemnizatoria "no vuelva a ser otro drama". "Respecto a los fallecidos, el Seguro Obligatorio de Viajeros (que el Gobierno ha anunciado que se duplicará hasta los 72.000 euros por fallecimiento) creo que se ha pagado a todo el mundo. A la gente se le está cubriendo rehabilitaciones y traslados con más o menos dificultades", relata Domínguez. En cuanto al Seguro de Responsabilidad Civil, las indemnizaciones, habrá que esperar al final del jucio. Mientras, las víctimas aseguran que seguirán luchando para que se conozca la verdad y para que un accidente que consideran que podría haberse evitado no vuelva a suceder.
angel gimeno marin
Presidente  THINK TANK EUROPEO, "MOMENTUM 7 JAQUES"
profesor,ingeniero, economista,miembro de Greenpeace 
Pade en economía y alta dirección,ex consejero de economía y hacienda